Implantes

Son aditamentos de titanio altamente especializados diseñados para el reemplazo de uno o más dientes faltantes. Su colocación consta de dos etápas, la primera consiste en una pequeña intervención quirúrgica para la fijación e integración del implante dentro del hueso y la segunda etápa, que involucra la activación y rehabilitación del mismo por medio de coronas de porcelana. Este método es actualmente el más recomendable y lo más parecido a un diente natural.

Si faltan más de dos dientes adyacentes, este espacio se puede cerrar con un puente. Se deben recortar los dientes sanos para que puedan soportar el puente, el sobrecargarlo podría ocasionar que el hueso se reabsorba y afloje los dientes. En estos casos los implantes también son ideales, ya que se pueden usar tanto para cerrar el espacio así como, para proporcionar un soporte adicional para el puente y no se requerirán de dentaduras removibles.

Con gran cuidado su dentista preparará la operación para insertar sus implantes. Por lo que primeramente, se revisará su estado de salud y boca antes de planear la operación. Ya cumpliendo con todos los requisitos médicos y anatómicos no existe ninguna edad límite para este tipo de tratamiento.

Esta operación es comparable con una extracción dental quirúrgica, se aplica anestesia local a la mandíbula y se abre el área en donde se va a insertar el implante. Después de la operación, se sutura el área para que el implante pueda cicatrizar.

 

Mientras esté cicatrizando, su dentista le proporcionará una restauración temporal que no cargará el implante recién instalado. Deberá acudir a revisiones regulares al consultorio mientras los implantes estén cicatrizando.

Su dentista también realizará una prueba de rayos X para controlar la forma en que el hueso va creciendo sobre el implante. Después del período de cicatrización ya cuando se mantiene firme dentro del hueso se puede planear la dentadura. Cabe mencionar, que es responsabilidad de cada paciente el cuidar de sus dientes adecuadamente para asegurarse que se mantenga en su lugar por mayor tiempo.

 

Hoy en día, casi todos los implantes son de titanio, es decir; un metal biocompatible especialmente compatible con el tejido y el cual no se le conoce ningún tipo de reacciones alérgicas. Estos se mantienen firmemente en el hueso y se encuentran sellados directamente a las encías para proporcionar una base firme y una restauración dental duradera.

El tiempo de duración de sus implantes depende esencialmente de su higiene bucal. Los cuidados dentales inadecuados pueden causar infecciones, que en casos extremos, pueden conducir a que fallen los implantes. Por el contrario, si se les dan los cuidados adecuados, éstos seguirán seguros y cómodos por mucho más tiempo.

Usted tendrá mucho que ver con el éxito de la operación de sus implantes. Una sonrisa segura será la recompensa del cuidado y la atención adecuada.